Viajar solo no solo es una aventura!!

Siempre soñaste con navegar en canoa el Zambeze, visitar los poblados Yalis en Papua, explorar un Tepui en Venezuela o recorrer las extensas llanuras del Serengeti, pero tus amigos y familiares no comparten tus inquietudes…

2
1viajarsolo
1
ambar1
Imagen23
ambar4
Imagen3
ambar4
Imagen4
ambar6


En todos nuestros viajes en grupo, se pueden apuntar viajeros individuales, gente que como tú, quiere compartir su tiempo y nuestra visión de viajar, explorar nuestro mundo de otra forma, poder llegar a los lugares más remotos y auténticos y compartir experiencias, emociones y charlas alrededor de la hoguera.

Es un forma tan auténtica de sentir los viajes, que normalmente lo que empezó como un grupo de extraños acaba siendo un grupo de amigos, compañeros y hasta alguna pareja, que año tras año quedan para ver fotos, explicarse batallitas o preparar la próxima ruta juntos!

Si escoges esta opción, como hacen aproximadamente la mitad de nuestros viajeros, normalmente no tendrás un coste extra, ya que intentamos siempre que compartas habitación o tienda de campaña con otros compañeros de ruta.

Anímate y comparte tu aventura

1. Decidir todo a tu gusto

Al viajar solo, no tendrás inconvenientes con ninguna elección que hagas. No hace falta consensuar, hacer sorteos o votaciones: tu eliges todo como a tí te gusta:
  • Fechas: puedes decidir tu época favorita para estar en un lugar, sea por el clima, el momento del año en que te gusta estar de viaje o lo que quieras.
  • Destino: Nadie estará en desacuerdo contigo sobre el destino elegido, el lugar de hospedaje, la comida, los horarios, las salidas. 
  • Salidas: Si estás cansado, descansas. Si quieres ir de fiesta, puedes ir. Cuanto más grande es el grupo con el que estás, más complicado es ponerse de acuerdo. ¿Alguna vez te has quedado con las ganas de visitar un sitio de interés (¡O de interés sólo para ti!) porque tus compañeros querían ir a otro lugar? Ya no tendrás ese problema.
  • Dinero: También puedes disponer del dinero como prefieras. Si quieres hacer costosas excursiones, comer en lugares carísimos o prefieres sentarte a la orilla de un lago a cenar un sándwich mientras contemplas el paisaje, es tu propia decisión. ¿Ómnibus o avión? ¿Camping u hotel cinco estrellas? Los precios se adaptarán únicamente a tu bolsillo y preferencias ¡No hay ataduras!

2. Tener tiempo para pensar

A veces necesitamos tiempo para estar solos, sea porque precisamos un momento de conocernos a nosotros mismos, para tomar una decisión o para despejarnos.

La ausencia de conocidos hará que no estemos influidos por otras opiniones y será más fácil poder llevar esta introspección.

3. Ser más receptivo

Estarás más atento a las costumbres del lugar, a los relatos de guías en zonas históricas, paisajes naturales, a la cultura de otros viajeros, etcétera.

Cuando viajas con gente que vive en tu misma ciudad o que comparte tu cultura, hay muchas cosas que te pierdes de hacer solo por costumbre. En cambio, cuando estás solo en un lugar extraño, tiendes a mimetizarte con el entorno y eso hace que aprendas mucho más del destino que visitas.

4. Estar más abierto a conocer gente

Siempre hay alguien que necesita que le tomen una fotografía, que te pide ayuda para ubicar un sitio, o que hasta te invite a acompañarlo en una excursión.

Es una experiencia ideal para las personas tímidas que necesitan un pequeño impulso que las obligue a relacionarse. Haber viajado solo no significa que nos la pasemos aislados, sino que estaremos con diferentes viajeros a cada momento.

Verás que también podrás aprender a ser más tolerante y charlar con personas con las que no interactuarías en otras circunstancias. Si no te relacionas mucho con gente de diferente edad a la tuya, de otros países o de personalidad muy distinta, la coyuntura hará que debas ser más flexible y que puedas aprender de otros y ser más abierto.

Descubrirás que no eres el único que viaja solo. En todas partes del camino estarás frente a personas solitarias, aventureras, algunas buscando su lugar en el mundo, todas con historias interesantes para descubrir.
Incluso quizá conoces a alguien especialmente interesante y formas pareja. Estar solo en un lugar puede ser la manera más sencilla de entablar conversaciones con otros viajeros o con locales, hacer nuevos amigos y posiblemente ¡hasta encontrar el amor!

Una persona almorzando sola, una salida a un bar, una caminata por un lugar de interés son ocasiones que pueden convertirse también en una oportunidad para cambiar tu situación sentimental.

5. Crecer como persona, aprender a arreglártelas

Al viajar solo, todas las situaciones, la planificación, o algún posible inconveniente deberán ser resueltos por tí mismo.

Esto te dará el valor para enfrentar otras circunstancias futuras, te ayudará a crecer y a madurar.

6. Evitar los posibles roces de la convivencia

¿Cuántas veces has escuchado “con mi amigo siempre nos llevamos excelente hasta que pasamos tres semanas juntos”? En un viaje en solitario, solo hay que lidiar con uno mismo, los propios tiempos, gustos y deseos, pero nada más. ¿Qué estás esperando para animarte?

La creencia general asegura que, al organizar un viaje, los amigos son indispensables, la planificación comienza meses antes y que actividades como mochilear son más entretenidas cuando se hacen en grupo. Para Yara esto no es así, aquí están sus siete razones de por qué deberías viajar solo a lo menos una vez en la vida. ¿Te atreves?

1. Conocerás gente maravillosa

IMG_5355
A pesar de que viajar con amigos u otra persona importante puede ser muy divertido, viajar solo puede llegar a ser una de las cosas más gratificantes debido a las personas que conocerás. Cuando se viaja con un grupo de amigos o con un compañero, tiendes a pegarte a ese pequeño círculo de caras conocidas y las interacciones con otras nuevas no serán tan profundas.

2. El abrumador sentido de la absoluta libertad

Captura de pantalla 2014-06-23 a la(s) 9.15.45
Cuando viajas solo y comienzas a conocer gente nueva puedes terminar por cambiar tus planes, más si escuchaste de una maravillosa cascada, una increíble playa desértica, la oportunidad de saltar en bungee o probar exquisitas comidas que solamente encontrarás fuera de tu camino. No tienes que darle explicaciones a nadie, puedes seguir tu ritmo y tus deseos te mueven como el viento.

3. Viajar solo desafía tus temores e inseguridades

2
Esta es una importante razón, especialmente si es la primera vez que viajas solo. La seguridad puede ser un gran consuelo, pero el sentido común es la clave. Debes leer e investigar mucho antes de viajar: mirar los comentarios del albergue y la retroalimentación de otros viajeros en foros y blogs. Respeta la cultura local y te garantizo que estarás bien.

4. Enamórate

8
Todos añoramos encontrar nuestra media naranja y se habla muchos de las relaciones fallidas durante el camino. ¡Pero no tiene porqué ser así! Encontramos el amor cuando conocemos personas que comparten nuestros mismos intereses, sueños y metas. Nadie sabe si será un gran amor de verano o el chico que llevarás al altar, pero hay mucha gente por ahí con historias increíbles para compartir. Si ya tienes pareja, este tiempo fuera puede aumentar la pasión y una vez que regreses vas a apreciar mucho más la compañía del otro.

5. Tendrás el tiempo de nutrirte

4
Si tienes una vida estresante, ya sea estudiando o trabajando demasiado, viajar por tu cuenta puede ser el momento para tomar un descanso y alimentarte a ti mismo. Disfruta de todas las cosas maravillosas que un lugar nuevo te puede entregar y entiende que la felicidad es un derecho de nacimiento, no un privilegio.

6. Tendrás la oportunidad de reinventarte y ser quien quieres ser

7
Mientras viajas solo puedes dejar tu lado gruñón y comenzar a ser un nuevo tú. Explora parte de tu personalidad con las que no estás cómodo. Mientras estás en el camino puedes ser desafiado por factores inesperados y estar sorprendido de los bien que respondes a ellos.

7. Podrás tener tiempo para dejar todo atrás

3
Solo desconéctate por un rato al mundo real. Apaga tu celular, “olvida” revisar tu correo por unos días, no pienses en las cuentas, las responsabilidades, deberes y problemas. Uno de los momentos más creativos e intensos para solucionar nuestros problemas es cuando nos desconectamos. A veces nuestro cerebro necesita descansar para deshacerse de viejos pensamientos y dejar entrar los nuevos.



Los invitamos a que se sumen a nuestras redes sociales:

Facebook: Planea tu viaje!



Twitter: planeatuviaje 

Google Plus: +PlaneatuviajeNetArg





Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s