Si estás en Madrid, algunas opciones para tomar el té

Margó Salón de Té

Hay muchas formas de tomar el té de las cinco. Tumbado en unchaiselonge, en un salón de aire francés, en una auténtica tetería inglesa o en el lobby del hotel Ritz. Descubrimos ocho rincones con mucho encanto en Madrid para adictos a la teína.

1. MARGÓ SALÓN DE TÉ (María de Molina, 5)
Entrar en el Margó Salón de Té es como vivir en una casa de la aristocracia parisina. Su decoración, su mantelería e incluso su vajilla parecen sacadas de la época de Maria Antonieta. El lugar es muy kitsch, con aires románticos y detalles british en cada rincón. Si algo te llama la atención, pregunta su precio, todos los objetos decorativos que exponen están a la venta: desde utensilios para el té o la cocina hasta el azucarero de la vajilla; también venden los manteles y juegos de porcelana o loza. Hay una gran variedad de tés e infusiones, todos deliciosos. Destacan el té negro desteinado de melocotón Midsummer’s peach y el Indian Nimbu, té darjeelin con limón y caramelo. Para acompañar: buenísimas tartas y bizcochos caseros de zanahoria con mascarpone, calabaza y naranja…. Hay mucho donde elegir. También sirven divertidas infusiones para niños con merengue.
Cover Té Madrid
2. SALÓN DE TÉ VAILIMA (Salustiano Olózaga, 18)
Muy cerca de la Puerta de Alcalá encontramos una de las teterías con más encanto de Madrid:Vailima. Este coqueto salón de té revive el ambiente de París con una decoración muy de Belle Époque: mesas y sillas antiguas, cortinas toile du jour y estanterías llenas de bonitas teteras de porcelana. Pero si hay algo que nos sumerge en el verdadero encanto de este lugar son sus aromas embriagadores. Vailima ofrece más de 50 variedades de los mejores jardines de té del mundo de la Maison de Thé. Encontramos infusiones de China, India, Vietnam o Laos, entre otros. Venden incluso té con partículas de oro. La repostería francesa que elaboraban sus dueñas tampoco tiene desperdicio: Macaroonscroissants,briôches, etc. Un delirio para los golosos.
Vailima
Un trocito de París cerca de Alcalá.
3. TETERÍA BOMEC (San Joaquín, 8)
¿Imaginas tomar un té tumbado en una cama? En el Barrio de Malasaña podemos hacerlo. La Tetería Bomec esconde en su interior un lounge lleno de camas, chaiselonges y sillas de mimbre con una espectacular decoración asiática. Llama la atención el enorme buda dorado que nos observa desde un lado del salón. Y todo en un ambiente de lujo Zen donde la música chill out y el sonido de las fuentes nos relaja el alma. En su carta encontramos más de 160 variedades de té traídos de China, Taiwán, Tailandia, África, India y Japón. Una curiosidad: Victoria Beckham acudía a Bomec a comprar el té cuando vivía en Madrid. 
Bomec
La tetería de los chaiselongues
4. EMBASSY (Paseo de la Castellana, 12)
Embassy  nació en 1931 como un lugar al que pudieran asistir las damas refinadas de Madrid sin acompañante, algo muy transgresor en aquellos tiempos. También ha sido muy conocido por la presencia de diplomáticos por su proximidad a las embajadas británica y alemana, dando lugar a numerosas anécdotas vinculadas con el espionaje de ambos bandos durante la Segunda Guerra Mundial. El ambiente de entonces, elegante y sofisticado, se ha salvaguardado en cierta manera hasta nuestros días, lo que le confiere un mayor encanto a este salón de sofás verdes aceituna. En su carta, su té Embassy y su batido de chocolate y menta son dos must que hay que probar al menos una vez en la vida. Y para acompañar, nos quedamos con los pastelitos de limón y la tarta perigord (aunque cualquier otra opción es un éxito seguro).
Embassy
Un salón histórico de tertulia y té
5. LA TETERÍA DE LA ABUELA (Espíritu santo, 19)
En el Barrio de Malasaña encontramos una tetería bohemia que ha sabido conservar el encanto de los establecimientos antiguos con gran naturalidad. Hablamos de la Tetería de la Abuela, un local viejuno (en el buen sentido de la palabra) que fue testigo de la Movida madrileña, y que hoy, con una decoración vintage nos recuerda al salón de la casa de la abuela. Nos sorprenden detalles como un ropero de madera de los años 30, un rincónart decó de barra en mármol y madera o un moderno mural del interiorista Antonio San Millán. Aquí podemos disfrutar de un relajante té con una banda sonora de buena música alternativa. En su carta destacan las infusiones aromatizadas con frutas exóticas, los dulces, las tostas saladas y los platos de origen indio y japonés. Hay de todo un poco. Para los clientes con mascota, la buena noticia es que además son un local dog friendly.
La Tetería de la Abuela
Un salón antiguo con barra de mármol
6. SALÓN AL YABAL (Cáceres, 52)
Salón de Té Al Yabal es una de las teterías con más solera del centro de Madrid. Lleva abierta 30 años. Decorada en un exquisito estilo árabe, este salón ofrece selectos tés, repostería árabe, buenos gin-tonics y cachimbas para fumar. Su ambiente es realmente mágico, parece que estuviéramos dentro del cuento de las Mil y una Noches. Es una delicia relajarse en este oasis de paz con patios andaluces y fuentes de agua. También sirven cervezas afrodisiacas (para quienes no quieran té).
Salón de Té Al Yabal
El salón de las Mil y una Noches
7. LIVING IN LONDON (Santa Engracia, 4)
Junto a la Plaza de Alonso Martínez descubrimos un pedacito muy cuqui de Londres: Living in London es una tetería que nos permite viajar hasta la capital inglesa sin movernos de la silla. Es un lugar muy auténtico para tomar el té de las cinco al más puro estilo british.Paredes de papel de flores, muebles de época, vajillas con motivos floreados, manteles de color pastel. Todo muy chic. El ambiente es acogedor y melancólico al mismo tiempo. Sus productos son de sobresaliente: variedad de tés y una repostería que quita los sentidos: desde tartas cheesecake a batidos de tiramisú o muffins de chocolate. En su tienda se puede comprar té, mermelada, galletas inglesas y mucho más.
Living in London
Living in London, tienda y tetería.
8. LOBBY HOTEL RITZ (Plaza de la Lealtad, 5)
Si hay un hotel en Madrid donde la hora del té es sagrada ese es el Ritz. El té de la tarde de este alojamiento de cinco estrellas es todo un ritual que se lleva a cabo cada día en el bar del lobby del hotel. Mientras el pianista toca en directo una clásica melodía (a veces también tocan el arpa o la guitarra española), los camareros sirven con una increíble puntualidad inglesa una taza de té junto a una bandeja de plata cargada de pastas, scones ingleses y sándwiches. De sus tés, el Orange Pekoe y el Sencha Makotoson nuestros favoritos.
Hotel Ritz
El ritual de té del Ritz, un clásico



Los invitamos a que se sumen a nuestras redes sociales:

Facebook: Tu viaje soñado

Twitter: planeatuviaje 

Google Plus: +PlaneatuviajeTkArg

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s